Cómo gastar menos en tus próximas vacaciones

Cómo gastar menos en tus próximas vacaciones

Las vacaciones son sin lugar a dudas uno de los momentos más esperados del año. Trabajamos todo el año sin cesar y ahorramos para poder tomarnos ese momento de respiro en una playa, en la montaña o tal vez simplemente holgazaneando en casa. Con estos consejos vas a poder disfrutar al máximo de tus merecidas vacaciones sin causarte estrés al ver cuánto te costó.

Crea un presupuesto

El esfuerzo de hoy es el disfrute de mañana. Definir con suficiente antelación dónde queremos ir, el tipo de hospedaje, cuanto tiempo estaremos ahí, en qué momento del año qué actividades realizaremos nos permitirá comparar precios y tener una idea general de los gastos que esperamos afrontar. Saber cuánto se planea gastar es el primer paso para poder recortar gastos innecesarios y buscar mejores precios.

Reserva con suficiente antelación

Si algo tienen en común las aerolíneas y los hospedajes es que ofrecen mejores precios cuanto más distante sea la fecha del viaje. Estos dos gastos juntos suelen ser una enorme porción del costo total de las vacaciones, así que un buen descuento en viaje y estadía no es nada insignificante.

Evita los paquetes turísticos

Las agencias de viajes suelen ofrecer viajes con todo incluido, pero estos son más caros de lo que parecen; no solo incluyen la comisión de la agencia si no que cada uno de los ítems incluidos tienden a tener un sobreprecio. La conveniencia es tentadora pero si queremos ahorrar el pequeño esfuerzo extra de armar el viaje nosotros mismos puede hacer una enorme diferencia, además de permitirnos ser flexibles en los gastos diarios.

Viaja Ligero

Es imposible hablar de un viaje sin hablar del equipaje. Cuando uno arma las valijas el miedo a dejar algo hace que llevemos de más, incurriendo en gastos extra a la hora de despachar el equipaje en el aeropuerto. Si vamos por poco tiempo, llevar solo lo esencial en el equipaje de mano es una opción barata y segura.

Disfruta como turista, consume como lugareño

Ningún viaje está completo sin probar la comida típica del lugar que visitamos. No obstante si simplemente vamos a un buen restaurante probablemente estemos pagando a precio de turista. Una forma de ahorrar y al mismo tiempo experimentar lo mejor de la comida local es buscar donde comen los residentes del lugar; si son establecimientos concurridos hay una buena chance de que tengan buena comida a buen precio. Para esto consultar en guías e internet puede ayudar mucho, pero lo que nunca falla es preguntar a los que viven allí.

ANUNCIO